Buscar

El Fin del Mundo

En el sur del continente américano, hay un lugar mágico: la Patagonia. Es literalmente el Fin del Mundo y hace frío todo el año, pero esto no impide que sea uno de los lugares más espectaculares para visitar.


Para llegar a esta parte del planeta hay dos opciones, llegar por el territorio chileno o por el lado argentino. En mi caso fue por Chile, llegamos después de recorrer toda la región de los lagos (eso será otro cuento que les echaré), toca via aérea ya que no existe una carretera que llegue hasta Punta Arenas - uno de los puntos más al sur del continente y donde en algún momento de la historia, Magallanes llegó por equivocación mientras exploraba los mares -, es por esto que esta zona en Chile es denominada la región Magallanica. Antes de la construcción del Canal de Panamá, era por acá donde se cruzaba entre los océanos Atlántico y Pacífico.


Via del Fin del Mundo, Chile

Pero los glaciares no están ahí, para llegar a ellos toca coger un bus durante más de dos horas para llegar a Puerto Natales. Un pueblo que en su mayoría se dedica al turismo y donde uno se encuentra gente de todas partes del mundo que van con la misma curiosidad que uno: conocer el hielo milenario.


La mejor opción para hospedarse es a través de AirBnb (este fue nuestro caso), también se encuentran buenos hoteles.


Un dato importante: ES UNA ZONA COSTOSA.


Nosotros dividimos en varios días los planes que teníamos, no es un destino para ir de afán, ya estando en el fin del mundo es mejor aprovechar.


El primer día hicimos un tour donde nos llevaban en un barco a navegar por los diferentes canales de la zona, durante el recorrido uno va viendo un paisaje lleno de cóndores y montañas, hasta llegar a los glaciares Serrano y Balmaceda, ambos hacen parte del Parque Nacional Bernado O´Higgins, uno de los más importantes de Chile. Dentro del plan está el plan de tomar whiskey o jugo con hielo de los glaciares y un asado Magallánico, perfecto para terminar el día.


Glaciar Balmaceda, Chile

Glaciar Serrano, Chile

Otro de los planes más afamados de la zona es ir las Torres del Paine, este parque tiene varias formas de visitarlo: el tour en bus, que recorre todo el parque (el que nosotros tomamos). Una caminata hasta la base de las torres, que es de un día y para los más expertos o aventureros están las caminatas de varios días que incluyen acampar dentro del parque.


Cataratas, lagos glaciares con vientos de 130km/h, montañas y guanacos (familiares de las alpacas y llamas), son algunas de las cosas que uno se va a encontra en este parque mágico.


Torres del Paine, Chile

Parte del plan claramente era ir al Perito Moreno en Argentina, nosotros para esto no tomamos la mejor decisión...

El paseo era cruzar la frontera en bus hasta llegar a El Calafate y de ahí seguir hasta el glaciar, el error: ¡hacer todo esto en un solo día!


La recomendación es: cruzar la frontera,

dormir en El Calafate

y visitar el glaciar al día siguiente.

El tema es que la frontera la cierran antes de las 10pm y el recorrido es de 12 horas de ida y vuelta. Entonces toca salir MUY temprano, pasar todo el día en un bus, llegar tomar la foto y devolverse...


Eso sí, el sitio es ESPECTACULAR, por algo es uno de los glaciares más famosos del mundo, es mágico estar ahí.



Glaciar Perito Moreno, Argentina

Frontera entre Chile y Argentina

Eso sí, quedó el sello en el pasaporte en uno de los puntos de migración más al sur de América.


Una de las recomendaciones más importantes para este viaje es tener en cuenta el clima. Una de las mejores épocas para ir es durante el verano, pero esto no significa que haga calor, toca ir preparado para temperaturas cerca a los 0 grados centígrados.


Ropa térmica, chaquetas rompevientos e impermeables, unos buenos tenis y un buen morral son indispensables.



Les dejo la galería completa de los paisajes para que se antojen y tomen la decisión de conocer donde se acaba el mundo.






0 comentarios